martes, 11 de abril de 2017

Indiana Jones

Soy Indiana Jones Luci, espera y verás...


Sus ojillos rasgados y grises eran iguales que los de mi abuelo, al igual que su nombre, su barbilla y su carácter.

Recuerdo que cuando leí por primera vez El Principito, tuve serias dudas de si no habría sido él quien acompañó a Antoine de Saint-Exupéry, aquellos días en el desierto del Sahara.

Yo era tres años y algo, mayor que él y sin embargo, ya quería rescatarme...

Era mi primo hermano, el hijo mayor del superdotado de la familia. Mi tío, el hermano pequeño  de mi madre. Solo pasaban en el pueblo quince días todos los veranos y dividían su tiempo entre la casa de mi abuela y la casa de la familia de su mujer. 

En esos quince días, Indiana Jones aparecía de repente y me quitaba de las manos una de las pesadas garrafas de agua, me cambiaba su bocadillo de chorizo del bueno por el mío de chopped  y se escondía detrás de las puertas con el trapo del polvo en la mano, cada vez que escuchaba pasos acercarse.

Y es que él sabía que además de ser el niño favorito de la casa, ocurriera lo que ocurriera, la bronca acabaría cayendo sobre mí. 

Cuando él tenía dos años y yo aún tenía cinco, salimos corriendo a jugar a la calle, con la mala pata que él se cayó al suelo y se le partió un diente de leche.

Mi abuela sin mediar palabra se acercó a mí y me dio cuatro azotes en el culo. Mi primo dejó de llorar de golpe, mientras me miraba con los ojos muy abiertos.

Ese día se juró, que siempre sería mi Indiana Jones.

Desde entonces me acompañaba a la camara, aunque tenía casi más miedo que yo. Me ayudaba de incógnito en todas mis tareas y me defendía siempre que me llevaba alguna regañina.

A veces me metía una moneda de cien pesetas en el bolsillo y salía corriendo porque sabía que no se la aceptaría, jamás. Y es que a mí me daban una moneda de veinticinco pesetas y a él una de cien, pese a que mi madre enviaba dinero para que me pudieran dar una semanada adecuada, a mi edad.

-Luci si yo aquí no tengo amigos y me voy dentro de nada. No seas tonta y toma, que tu si tienes amigas con las que salir.

Recuerdo que a los nueve años, cuando sentada en el patio esperaba a que mi tía me ayudara con un enredo que me era imposible de peinar, comenzaron a caer al suelo mis largos cabellos oscuros y justo cuando me di cuenta de lo que en verdad estaba sucediendo, él entró y se enfadó muchísimo.  

Ella siempre me había advertido que si después de hacer la comunión, mi madre no me cortaba mi larga trenza, a la mínima que necesitara ayuda, lo haría ella. 

Mientras miraba en el espejo mi horrible pelo trasquilado que ahora me llegaba por las orejas, él apareció...

-Luci no llores más por fa, si estás muy guapa, pareces Lois Lane -eso me hizo sonreír. 

Los quince días pasaban volando y ese día, el día que se marchaba, no podía dejar de llorar.


A los trece, me tocó una teta, yo le di una bofetada y seguimos comiendo pipas, como si nada.


Pero antes, mucho antes de eso, vimos los pies blancos de la escalera...




(Continuará...)


22 comentarios:

  1. Que bonita historia, a todos nos hubiera gustado tener un primo así, o quizá mejor, ser ese primo. Pies blancos ¿enharinados?
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester, de pequeña era demasiado obediente y retraída, menos mal que luego la adolescencia hizo lo que tenía que hacer y me volví una chica mucho más fuerte y decidida, que no necesitó ser rescatada nunca más :)

      Pero siempre voy a estar agradecida a mi Indiana Jones particular, tenía un entorno que me resultaba muy hostil y cualquier soplo de cariño, me daba la vida.

      Si hubiera sido una prima, con más privilegios que yo, que se preocupara por hacerme la vida mejor, también me hubiera rescatado, no tiene que ver con el género. Aunque mi entorno allí era demasiado machista. Besitos.

      Eliminar
  2. Indiana tocándole la teta a Lois. Esta historia por capítulos hace que quiera saber mas ya.

    Me gustan esas amistades que van fluyendo con la naturalidad que da la confianza.

    Me cae bien ese Indiana generoso y protector.

    ¿Que se podía hacer en la década del 90 con 25 pesetas? Poco.

    ¡¡ Que -póngase la palabra despectiva que se prefiera- pueden llegar a ser algunos adultos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guille :)) Ya te lo digo yo... nada, no se podía hacer nada con eso, además de que era más mayor y ya apetecía salir a tomar refrescos a la terraza del único bar del pueblo, no de estar en la plazoleta con unos gusanitos toda la tarde, que era para lo que me llegaba jajaja

      Bueno... a todo el mundo le han pasado cosas... es normal, pero a mi me sienta bien contarlas. ¡¡Besitos guapetón!! :D

      Eliminar
  3. Hola Lua, que recuerdos, la infancia, refugiados en libros, soñando poder volar...y ser libres,necesitamos más infancia y más personas como tú para que nos lo recuerden.
    Gracias, pasa buen día, besos lorquianos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Don Vito :)

      Muchas gracias, que bonito comentario.

      Besitos.

      Eliminar
  4. Bien por ese Indiana, pero muy mal que tengan que ser necesarios los Indianas. Que esa niña necesitara ser rescatada.
    Muy tierna la imagen del primo amigo, cómplice y rescatador...pero lo que hay detrás, lo que aflora tras todo eso es lo que me congela el corazón, lo que hace que me revuelva y lo que me diga a mi misma...ole Luci.

    Besitos, purpurina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)) gracias mi Pizquita... no sabes cuánto.

      Por ver más allá, por comprender, por tu cariño y por no juzgar.

      Hubo final feliz, hoy soy muy feliz cielo mío.

      Besitos mi Pizqui, preciosa :)

      Eliminar
  5. Delicioso !!! tu Principito . un absoluto encanto !!!!

    Ya decía yo que en una familia con una persona como tú, no podía reducirse todo a la bruja del cuento de la casita de chocolate jajaja tenía que tener alguna otro pariente que llevara tu misma genética jajaja .. afortunadamente siempre hay personasen increíbles como tu primo que nos dan la mano cuando perece que todo se vuelve de cara en la vida... gente noble y generosa que ya despuntan maneras desde incluso siendo tan pequeñitos como tu IndY ... ¡¡eso sí que me ha parecido alucinante!!! .. xD! este ad adulto debe ser para comérselo a besos jajaja

    Gencial! .. me está encantando esta historia ... oye! engaaanchas no sabes cómo jajaja que encima hoy ando a mil y mírame aquí bla bla la sin parara ...


    MmuaaaaaaaaaksS enooorme y graaacias por este delicioso ratito preciosa !!!!

    A ver si llego a la siguiente entrega a tiempo.. si no por favor me guardas el fascículo que lo recojo en cuento pueda ; )


    Más y mas besooosssss y que tu martes sea fantástico cielo!!!!!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi María bonita!! :))

      En realidad mi abuelo era igual de lindo que mi primo y ambos, son muy parecidos a mi madre. Mi abuelo era alguien muy especial y aunque murió siendo yo muy pequeña, tengo muchísimos recuerdos de él. Aunque aún fueron más numerosos los recuerdos de notar su ausencia. Aquella casa cambió por completo sin su presencia. El carácter de los demás era igual que siempre, pero él sabía hacer que no se notase.

      Besos cariño :)

      Eliminar
  6. Ayyyyyyyyy que historia tan hermosa
    Lua!!! Sabes? En mi familia todas eramos niñas, nada ni un primo lejano!!
    Claro que con los años. Muchos años... Apareció mi Indy y como él me decía yo era su Tormentita jaaaaa

    Gracias x esta hermosa historia.


    Besos grandes ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola María!! Jo que ilusión que te haya gustado, muchas gracias preciosa por tus bonitas palabras.

      He disfrutado muchísimo de "tu mesón" a ritmo de Fever... como me ha gustado... oh la láa :))

      Besos, Sirena hermosa.

      Eliminar
    2. Pues me alegro que te haya gustado Lua, tiene sus años el relato, así como 10 y fue de lo primero que publique en mi antiguo blog

      Un besito ♥

      Voy al primer piso a seguir disfrutando de esta historia :-)

      Eliminar
  7. Qué primo tan lindo, por Dios.
    Muy bonita historia. Yo no tuve primos tan guays.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Celia, guapísima!! La verdad es que tuve mucha suerte, de tenerle.

      Besitos :)

      Eliminar
  8. UNA HISTORIA NO COMÚN. MUY INTERESANTE. VENDRÉ EN EL PRÓXIMO CAPITULO.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Reltih :)

      Gracias por venir y comentar.

      Besos.

      Eliminar
  9. Hola!
    que bonita historia tiene el principito, según en la época que lo lea me hace sentir diferentes cosas, me encanta jeje. La edición es una preciosidad.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Arual, es precioso ese libro, significó mucho para mi, como para muchas personas. En este caso solo lo he usado para ilustrar como era un poco mi Indiana Jones particular, que tenía también bastante de Principito.

      Besos :)

      Eliminar
  10. Cada historia, cuando se recrea con esos elementos tan bellos de la infancia y adolescencia, crean un puente al lector que recrea, mientras lee, su propia historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Juan! :)

      Bienvenido al desván, gracias por dejarme tus palabras.

      Iré a visitarte.

      Saludos!!

      Eliminar
  11. Parecía un cuento de hadas, me alegra saber que hayan Indiana Jones reales aunque no sean tan perfectos como en la ficción, que lindo contar con alguien así, ojalá siga en tu vida

    ResponderEliminar