miércoles, 12 de abril de 2017

Los Pies Blancos


La casa estaba oscura, solo se veía una tenue luz anaranjada que entraba de la calle.

De fondo, los ronquidos de la abuela, que descansaba plácidamente en la habitación continúa a la nuestra.

Estábamos solos, los tres.

La familia de mi primo se había quedado en lo de la otra abuela y mi tía, aún no había vuelto de Madrid. Separados por un buen trecho, mi primo en la camita de la izquierda y yo en la de la derecha, podíamos ver ambos desde donde estábamos, la escalera que subía a la camara.

Hablábamos en susurros y nos reíamos de vete a saber qué... quizás de la Trolivia, que esa mañana había estado de más mal humor que nunca.

La Trolivia era una señora muy alta y delgada, que siempre llevaba un moño bien arriba de la cabeza. Esto nos recordaba a la novia de Popeye, Olivia. Pero a la vez, tenía cara de muy enfadada, entrecejo sin depilar, cejas bien frondosas y una ligera joroba.

Por las mañanas, cuando nos cruzábamos con ella camino al caño, nos miraba con cara de asco y murmuraba un sin fin de improperios que no lográbamos entender y seguía con ellos, mientras se alejaba espatarrada con sus calcetines hasta la rodilla. A veces, nos miraba y escupía.  Por todo eso, nos parecía también un Trol.

Mientras seguíamos susurrando miramos hacía las escaleras y nos callamos de golpe.

Vi unas piernas blancas, muy muy pálidas como de las rodillas, hasta los pies.

Me quedé muy quieta, mirando hacia esa dirección. En ese momento mi primo se levantó de un salto de la cama y yo entonces, hice lo mismo. Nos dimos la mano y muy despacio, nos acercamos a la puerta, donde estaba el interruptor de la luz.

Prendimos la luz. Y lo vimos.

Ahí estaba mirándonos, con cara de sorpresa. Era el gato blanco, más bonito que habíamos visto nunca. Tenía un pelaje que parecía nieve brillante.

Nos soltamos de la mano y nos dio por reír muy fuerte...

-¡Que susto! ¡Jajajajaja!

- ¡¿Qué paaaasaaaa??!

-¡Nada abuelita! Un gato que se ha colado por la camara y nos ha asustado.

-¡Veeengaa a dooormiiiir!!

Apagamos la luz y volvimos a la cama.

-Luci, ¿tú que has visto?

-Unas piernas muy pálidas ¿y tú?

-Como unos pies blancos.

-Sí, yo también. Desde aquí solo veía como unos pies muy blancos y luego le seguían unas piernas como hasta la rodilla.

-Luci…

-Dime…

-¿Me cuentas un cuento?

-Bueno…  pero muy bajito…


Unos cinco días después de aquello, estábamos jugando en la calle, como no, a Indiana Jones

Mi primo insistía, que él lo era.

Esta vez íbamos con el inseparable compañero de aventuras de Indi, que era su hermano pequeño, al que dentro del juego le llamábamos Goyo. Era tarde, pues serían ya sobre las once de la noche y estábamos a punto de pasar sobre la gran reja alargada del alcantarillado, jugando a que era un gran puente que teníamos que cruzar para devolver a su lugar, una reliquia, que era una gran piedra que habíamos conseguido en la plazoleta.

La calle estaba bastante a oscuras, pues la farola quedaba un poco lejos de donde nos encontrábamos.

Al otro lado del “puente” había una casita muy pequeñita que llevaba abandonada muchos años. 

Estaba medio en ruinas y se encontraba justo al final de la calle, de la casa de nuestra abuela.

Íbamos a cruzar, cuando vimos un brazo pálido apoyado en la ventana, de esa casa abandonada.

Era claramente una mano seguida de un brazo, hasta el codo. Nos quedamos quietos y Goyo se escondió detrás de mí apretando sus manitas en mi cintura. En esas, que en la calle de al lado, pasó un coche muy despacio, alumbrando gran parte de nuestra calle.


Entonces lo vimos, ahí en la ventana, mirándonos. De nuevo aquel gato blanco, que parecía de nieve brillante.

Nos fuimos a casa con la sensación de haber vivido algo misterioso y mágico. En aquella época, en el pueblo, todo nos parecía un poco así.

Sabíamos que había sido un gato… ¿pero cómo es que habíamos visto los tres, lo mismo?


Aunque tenía otras cosas de las que preocuparme, como la clase de matemáticas que tendría al día siguiente, con el superdotado.




(Continuará...)


14 comentarios:

  1. La intriga sigue in crescendo, la imaginación infantil suele guardar sorpresas. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. A esa edad hasta las cosas más comunes, más corrientes, pueden parecer mágicas y nada como juntarse más de dos niños para hacer un mundo mágico,
    como el que has conseguido crear tú con esta historia.

    A la espera....

    Feliz Semana Santa :)))

    Ya sabes, a disfrutar de ojillos y de todo lo que la vida te regale.

    Besitos, purpurina.

    *Menos mal que mis hermanas no leyeron esto cuando eramos pequeñas sino ya tendría apodo, jajajajajaj

    ResponderEliminar
  3. Hola Lua, imágenes cargadas de recuerdos, nada mejor para iniciar el sueño..
    Gracias por esta joya, pasa buen día, besos de miércoles...

    ResponderEliminar
  4. Que tierna historia nos has contado mi preciosa Lua, he ido imaginando las escenas, he visto a la señora del moño tan alta y me has recordado a mi abuela, y a mi gatita.

    Entrañable tu entrada, muy dulce y las imágenes de esas casas tan viejas laa he visto muy bellas.

    Mil gracias por esta bonita entrada.

    Besos enormes y feliz día , corazón.

    ResponderEliminar
  5. Los momentos que la imaginación infantil convierte en mágicos.

    La diversión por la compañía y la capacidad de fabular.

    Los juegos inventados que conducen a la aventura.

    Nos trasladas con tus letras a un mundo infantil desaparecido.

    Lastima que es evidente que ese indi no tiene los ojos azules, tu ya sabes.

    ResponderEliminar
  6. Que lindo Lua!! Sabes? Toda mi infancia y juventud la pasé en una aldea, muy cerca de todo y a la vez lejos de tanto... Estábamos en casas abandonadas, recorríamos caminos intransitables, muchos de la panda siempre nos pasaba algo similar, veíamos algo que no era o sí... A saber.. Pero carreras con el corazón en la boca miles jajajaja!! Eso si... Cómo buenos exploradores siempre volvíamos y de nuevo.. Patas para q os quiero

    Oye.. Olivia? Jaaaaa
    Ay dios de niña jamás entendí como a Popeye le podía gustar 😂

    Besos encantados

    ResponderEliminar
  7. APARTE DE LA ALEGRÍA TAMBIÉN HUBO MISTERIO EN ESTE CAPITULO.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  8. Me sigue capturando tu relato! Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  9. Lua,ya puedo nentrar en mi blog,por lo menos llevo dos dias que todo va bien
    me gusta y me encanta leerte y que cuentes todas estas cosas de la infancia,porque nada mejor que los niños para darnos ejemplos de vida,de imaginación,de deseos de descubiri el mundo y de soñar.
    Me he reido con el apodo de la señora estirada.
    A ver qué nos depara la siguiente entrega.Me gustan los gatos blancos.Tuve uno y ahora creoque me estoy panteando coger otro.
    Besucos niña amiguca

    P.D.
    Qué bien que seas tú siempre.No dejes de dar todo lo grande que tienes

    ResponderEliminar
  10. jaja me había perdido este capítulo antes de irme y aquí me tienes con los ojos beis abiertos para no perderme detalle de este apasionante relato tuyo de tus vivencias infantiles en el pueblecito de tu abuela jaja ... este episodio podrías haberlo titulado... espectros gatunos o gatos espectrales ; )
    Siempre me ha sorprendido lo que puede hacernos ver la sugestión... estoy convencida que en numerosos episodios de esos de supuestas apariciones y sucesos paranormales lo que en realidad sucedía es una sugestión colectiva en la que sin darnos cuenta a partir de unos poquitos detalles que se van corroborando por unos y otros trazan un suceso como real que sin embargo no ha sucedido pero que todos han visto. En mi familia tenemos nuestro momento familiar OVNI jaja y aunque seguramente sería cualquier cosa con explicación lógica y razonable ... nosotros, ¡6 personas vimos un OVNI! como vosotros visteis unas piernecitas blancas donde había pelaje blando de un hermoso gato... qué cosa más tierna leer ese detalle de cómo Goyo el pequeñín se agarraba a tu cintura muerto de miedo jaja casi pudo verlo ... como a ti, mi querida LUA sigues igual de bonita que entonces ... en letras sigues siendo aquella niña adorable ; )

    Mil besos preciosa y bien vuelta de tus días de vacaciones, imagino que como yo ya estás de regreso ... ayyyyyy... qué duro se hace regresar a veces ¿verdad? ; )

    MmuaaaaaaaksS! bonita

    Hasta el siguiente episodio ... ; )

    ResponderEliminar
  11. En los ojos de un gato puede verse el mundo y todas sus historias. Tanta magia como deseemos alcanzar contar.
    Quiza ahí reside la pequeña gota mágica que de niños sacia la sed por saber más y luego nos ayuda a recordar_lo.

    Mi abraz☆

    ResponderEliminar
  12. eres una mujer especial magnifica tus relatos nos encantan ya que le pones tu magia

    ResponderEliminar
  13. Lua,qué le pasa a mi niña guapa?YA no escribes o estás con mucho trabajo?
    Espero que sólo sea eso y estéis bien,ehh!
    Te echo en falta y a tus relatos.
    Besucos cielo

    ResponderEliminar