domingo, 18 de noviembre de 2018

Gobolino, el gato embrujado



En una víspera de Navidad cuando aún era muy pequeña, apareció bajo el árbol una cinta de cassette junto a un librito con ilustraciones, muy delgado. 

Mi hermana, la mayor, vino entusiasmada a decirme que le había parecido ver a un duende correteando por allí y qué seguramente, había sido él quien lo había dejado.

Yo aún no sabía leer pero aquellas ilustraciones captaron por completo mi atención y más aún cuando gracias al cassette, aquellas imágenes iban cobrando vida.

Pasé todas las navidades enganchada a ese librito y a ese cassette que contaba la historia de un gatito negro con una patita blanca, que había nacido para ser el gato de una bruja al igual que su hermana Salima. Pero él no deseaba tener ese destino, pues quería ser un simple gato faldero.


El gatito en el mundo de las brujas no encajaba, no solo porque sus deseos eran otros, sino porqué además no había nacido completamente negro y con los ojos verdes. Dos rasgos esenciales para ser un gato embrujado, Gobolino había nacido negro pero con un calcetín blanco y ojos azules.

En su primer viaje en escoba en lugar de disfrutar como su hermana, lloriqueaba de miedo. Ninguna bruja quiso quedarse con él, en cambio su hermana Salima encontró rápido una dueña que le enseñaría todo lo que tenía que saber para ser un buen gato de bruja.


La mamá de Gobolino y su ama bruja, al ver que el pequeño no tenía voluntad de ser malvado y además no reunía los requisitos necesarios para serlo, decidieron abandonarlo en una cueva y es entonces cuando el protagonista de esta historia decide irse en busca de un hogar donde poder ser feliz como gatito domestico. Soñaba con jugar con niños, cuidar del bebé de la casa y dormir al anochecer en el regazo de la madre, al calor de la chimenea. A gusto y ronroneando.

Cuando por fin encuentra un hogar con todo lo que había deseado, la familia lo acoge como uno más y él divertía a los niños soltando chispas por los bigotes, apareciendo y desapareciendo para jugar al escondite… trucos que sabían hacer los gatitos embrujados y qué aunque Gobolino quisiera ser un gato faldero, había aprendido.


Pero una noche escucha un “toc toc” en la ventana, era un duende que le pedía por favor pasar para resguardarse del fríoGobolino al principio duda… pero recordando lo solo y asustado que había estado él antes de encontrar este lugar, le deja entrar.


Ahí comienza el desastre…  el duende entra manchando con sus sucios zapatos el resplandeciente suelo de la cocina y haciendo preguntas algo tramposas descubre que el gatito es en realidad un gato embrujado. Corre como un torbellino para arriba y para abajo, enredando las lanas de una de las labores de la dueña de la casa en las patas de una silla y va lanzando al suelo todo lo que encuentra a su paso. Después se encierra en la despensa. Gobolino muy alarmado intenta sin éxito arreglar el desaguisado, pero el duende no vuelve a aparecer hasta que no se ha comido toda la nata que había guardada en la despensa. Y sin más se fue, dejando al pobre Gobolino con todo el destrozo.


A la mañana siguiente la madre entró a la cocina y escandalizada al verla en ese estado, contempla como en el suelo hay unas letras que dicen: “Gobolino, es un gato embrujado”. El marido que había sorprendido alguna vez al gatito haciendo uno de sus trucos, le dijo a su mujer: “Te lo dije, es un gato embrujado y no sirve para nada. Voy a ahogarlo”.

El pobre gatito al oír esto, salió corriendo de aquella casa…


Después del día de Reyes el librito y el cassette, desaparecieron. Los busqué varias veces sin éxito. No quise decir nada por si me regañaban por haberlos perdido.

¡Entonces lo entendí! :O Mi hermana mayor me había dicho que un duende me lo había dejado debajo del árbol...  ¡Sería malvado! ¡Sería bribón! Ese duende que le había hecho tantas trastadas a Gobolino, se había llevado mi cuento y mi cassette…  

Estuve mucho, mucho tiempo, enfadada con aquel duende… yo qué creía que los duendes eran buenos, qué vivían en los bosques cuidando de plantas y flores…

Pero en la siguiente Nochebuena mi hermana mayor alzando la voz dijo: “¡Ahí va un duende!!” de un brinco me levanté del sofá y entonces miré debajo del árbol ¡y ahí estaban de nuevo!

Volví a disfrutarlos toda la navidad y el siete de enero, de nuevo desaparecieron. Así fue durante años. Cuando aprendí a leer pude disfrutar del todo también del librito, ya no me enfadaba que el duende me lo trajera cada veinticuatro de diciembre por la noche y que al despertar cada siete de enero ya no estuviera.

El último año que el duende me lo dejó debajo del árbol, ya no volvió para llevárselo. Mi hermana, la más mayor, se había ido de casa.




Ahora sé que mi madre corría para ponérmelos debajo del árbol, mientras mi hermana mayor me distraía. Y qué el libro y el cassette llevaba más cuentos, pero no sé por qué solo me acuerdo de Gobolino. No recuerdo ni de leer ni de escuchar ninguno más.

Cuando le conté a mi madre que me hacía ilusión escribir aquí la historia del gatito, pues incluso ahora de mayor cada Navidad me acuerdo de él. Ella me dijo que era el primer fascículo de una colección que vendían en el kiosko.

 Así que me puse a buscar y encontré que la historia de Gobolino en los siguientes fascículos continuaba y no solo eso, sino que todos los cuentos están en audio en youtube. Os dejo aquí los enlaces de todas las partes:





Además he descubierto que en verdad no es un cuento de Salvat sino un libro de la escritora “Ursula Moray Williams” publicado por primera vez en 1942 y que el titulo original es: “Gobbolino, The witch’s Cat”.


** “Gobolino, el gato embrujado” pertenece a la colección Cuenta Cuentos de Salvat, 1986. **

Cada fascículo incluía varios cuentos y un cassette con ellos en audio y un par de canciones.


Salvat decidió comprar los derechos y traer a España esta colección que en Inglaterra había sido todo un éxito, llamándose: StoryTeller.


Las historias de Gobolino tuvieron continuación y nuevas aventuras narradas, esta vez acompañado de su inseparable amigo “el caballito de madera”:  






Todos los capítulos de Gobolino fueron narrados magistralmente por Marta Martorell, quién además fue la voz de la Señora Fletcher (Angela Lansbury en “Se ha escrito un crimen”).






(Estoy muy feliz de tener un lugar donde poder guardar estos recuerdos para siempre).


27 comentarios:

  1. Qué ilustraciones más bonitas!!!
    A mí me siguen gustando los cuentos y este tiene muy buen aspecto.EL duende fué un poco trasto y le hizo una faena al gatito precioso
    Me alegra saber que aún lo recuerdas cada Navidad y es que hay cosas de la infancia que siempre vendrán con nosotras.
    Muy lindo,amiguca guapa
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Gó, cariño!! Jo no sabes la ilusión tan inmensa que me hizo cuando encontré los cuentos subidos a youtube, volverlo a escuchar fue tan maravilloso... gracias por venir cielo y por dejarme siempre tus hermosas letras tan llenas de cariño, mi estrella brillante ♥ ¡Besitos!!

      Eliminar
  2. Cuántas aventuras para un mismo gato y todas sus vidas, y pensar que algunos humanos apenas sí tenemos suficientes para una única vida.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad José :) al pobre Gobolino le pasó de todo... ¡él que no quería ser aventurero sino un simple gato faldero!! jajaja

      ¡Besos!

      Eliminar
  3. Espero que le fueran mejor las cosas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca supe más de la historia, mi duende solo me traía cada año la misma cinta que correspondía al primer capítulo pero cuando comencé a escribir esta entrada descubrí todos los capítulos en youtube... qué felicidad :)

      ¡Besos Susana!

      Eliminar
  4. Que cuento más lindo y que narración más bella has hecho de él, contando la historia de como llegó a ti.
    Me ha encantado leerte y ver las ilustraciones tan bonitas del cuento.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elda :)

      A mi me encanta leerte, voy un poquito atrasada pero en nada me pongo al día. ¡Besitos preciosa!! ♥

      Eliminar
  5. Éste es un recuerdo tan entrañable, con tanta ternura y tanto amor por parte de una hermana y una madre que bien merece una entrada tan bonita como ésta.

    Cuando me comentaste lo de que tu madre te escondía el cuento cada año, me hizo sonreír, pero hoy al leer la historia con los ojos de esa niña tan merecedora y necesitada de cariño, no solo me ha hecho sonreír también ha caldeado mi corazoncito.

    Besitos mi niña linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Livy... te adoro tanto. Gracias cariño por ser así como eres y por lo que tu sabes. Como me encantaría que compartieras tu don con el mundo. Eres maravillosa y me has hecho muy feliz, qué lo sepas :)

      Besitos, mi Pizqui increíble y preciosa ♥

      Eliminar
    2. Es mutuo mi niña linda. Y es lo que pretendía, que por lo menos durante un momento fueras feliz.

      Eres muy generosa conmigo.

      Besitos mi niña.

      Eliminar
  6. qué bonito el cuento!! y qué bonita tu historia. al escuchar y leer el cuento todos los años en navidades, cada año sabías más y eras más madura, por lo que podías captar más matices. los libros que leemos de pequeños se nos quedan muy grabados en la memoria para siempre, como si los hubiéramos leído ayer. en cambio, por ejemplo, una novela que lees en edad adulta, por muy buena que sea, se te olvida con mucha más facilidad.
    me ha hecho gracia lo del calcetín blanco del gato. el tener sólo una de las patas delanteras blancas lo haría inconfundible. :)
    muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Chema lindo!!! :D Siii qué bonito que solo tuviera un calcetín blanco, por ahí ya comenzó a cambiar su destino. Es verdad... a mi me pasa también que lo que leo de adulta a veces se me va borrando y en cambio hay cosas que leí de pequeña que siempre están ahí. Lo curioso es como os comento en la entrada, que no recuerdo que hubiera más cuentos en la cinta ni en el libro y sin embargo si los había!! Y supongo que los escucharía, porque al menos los primeros años era muy pequeña y no sabría echar para adelante la cinta... o para atrás... o no sé, es un misterio para mi jajaja mi madre dice que sí que escuchaba los otros, pero es que no me acuerdo nada nada... qué raro...

      ¡Muchos besitos guapísimo!! Tus letritas hermosas siempre me ponen de buen humor. ¡Muaaaaaaaaah!!

      Eliminar
  7. Cuentas -y lo haces muy bien- historias lindas.

    Un reconocimiento a tu madre y tu hermana mayor.

    Y ya empiezo a acostumbrarme a tu labor de búsqueda de lo que de niña te llamó la atención.

    Gobolino es un buen nombre para un gato que prefiere una casa que una bruja.

    Es genial encontrar de adulto lo que de niños nos fascinó. Por pura suerte encontré yo toda la colección de Guillermo Brown en un tenderete montado en la estación de Sants. Yo creía que eran solo los siete/ocho libros que yo había leído. Y eran más de 50. Ahora presumen en una mesa de mi casa.

    Pero lo mio no tiene mérito, no fue una búsqueda, solo un encuentro. Ya tu sabes, el azar que es mi amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que el azar siempre te echa un cable :) me encanta lo mucho que te gustan los libros y que dieras con la colección completa de Guillermo Brown. En el Mercat de Sant Antoni encontré, junto con mi mejor amiga que había venido de visita a la ciudad pues ella no es de Barcelona, el ultimo tomo de un cómic que nos contaba el final de una serie de dibujos que habíamos visto juntas de pequeñas, fue un momento mágico saber por fin como acababa la historia.

      Besitos, mi Guille bonito ♥

      Eliminar
  8. me gustas mucho como te expresas
    como comentas
    como escribes
    dejas siempre detrás tuyo unas gotas de rocío bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias querida Mucha! :) A mi me gustas mucho tu y todo lo que creas con tu mente prodigiosa y tu voz mágica ♥

      Eliminar
  9. Nunca se me ha dado bien escribir y expresar sentimientos, tu lo haces muy bien y me encanta.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta :)

      Aunque cuando escribo este tipo de relatos que más bien son recuerdos, no hay mucho merito pues a veces la verdad, me limito solo a recordar. ¡Besitos corazón!!

      Eliminar
  10. me llega tu magia
    me siento una niña cuando te leo
    tus palabras vibran
    feliz diciembre querida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz diciembre querida Mucha y que estas fechas que están al caer sean maravillosas para ti y para las personas que amas. Besos preciosa :)

      Eliminar
  11. Lua,mi preciosa amiguca
    te vendo a dejar una guirnalda navideña de estrellas y luces blancas
    Eres tan bonita de corazón que todo es poco para tí-
    FELIZ NAVIDAD de cada día
    Besucos y canciones de Paz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise decir "He venido",no "te vendo",aysss-Estos dedos se confunden mucho
      Besucos otra vez

      Eliminar
    2. ¡Hola mi vida!! :) Muchas gracias corazón, te deseo lo mejor en estas fechas que están por venir. Gracias por ser una estrella hermosa y brillante que siempre tiene una palabra bella y un mimo cariñoso que ofrecer a los demás. Contigo el mundo es un lugar mucho mejor y la blogosfera también :)

      Muchos besos cariño ♥

      Eliminar
  12. se te quiere mucho escritora de bellezas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz Navidad querida Mucha :) que el 2019 te traiga todo aquello que desees y que sigamos compartiendo letras y buenos momentos.

      ¡Besitos mi reina!!

      Eliminar
  13. que la magia de tu mente te siga activando durante todo el año...Bello escribes

    ResponderEliminar